Pagina Principal

miércoles, 23 de noviembre de 2016

"La AP Cantabria confirma la condena a un ganadero por envenenar a animales y especies protegidas"


“Una pena de prisión de DOS AÑOS, la inhabilitación especial para la profesión de ganadero o cualquier otra relacionada con la ganadería por plazo de DOS AÑOS, la inhabilitación del derecho a la caza por tiempo de CUATRO AÑOS, así como a indemnizar al Gobierno de Cantabria en la cantidad de 118.770 Euros”.

Estas son las penas que ha confirmado la Audiencia Provincial de Cantabria para un ganadero condenado por un delito continuado contra la fauna por uso de cebos envenenados, previsto y penado en el artículo 336.2 de nuestro Código Penal, en concurso con un delito continuado de muerte de especies amenazadas, previsto y penado en el artículo 334.2 del mismo texto legal.

En el supuesto enjuiciado, el acusado que ejercía como ganadero en el término municipal de Valdeolea (Cantabria) llevó a cabo una serie de actuaciones tendentes a hacer desaparecer el Lobo Ibérico y los posibles ataques de éste a su ganado. Nada más y nada menos que decidió colocar carne impregnada de sustancias tóxicas y venenosas, idóneas para provocar la muerte de cualquier animal que lo ingiriera, con la clara intención de acabar con el lobo ibérico.

La colocación de estos cebos se realizó sin ninguna consideración y obviando la alta probabilidad de que otras especies pudieran morir con la ingesta de ello. De hecho así ocurrió, la actuación del acusado causó la muerte a 24 animales de 5 especies diferentes, declaradas algunas de ellas como especies de protección especial y especies en peligro de extinción (5 perros, 1 gato, 3 zorros, 4 buitres y 11 milanos reales).

Hoy conocíamos la Sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria, de 15 de Noviembre de 2.016, que confirmaba la Sentencia del Juzgado de lo Penal nº 3 de Santander, y que considera que las pruebas no dejan lugar a dudas de que el acusado fue quien manipuló las sustancias tóxicas y las colocó impregnadas en carne cruda, llegando incluso a encontrarse su ADN en los guantes hallados en el lugar.

Desgraciadamente, la colocación de cebos envenenados es una práctica arraigada en el ámbito rural, que produce graves consecuencias para la fauna, además de un riesgo para la salud pública y el medio ambiente, por lo que debido a su gravedad está expresamente prohibido en la legislación nacional y autonómica, siendo incluso constitutiva de delito.

El estado de crispación alrededor de la relación “ganadería - lobo” ha aumentado considerablemente en los últimos años, sin embargo entiendo que la “gestión a tiros” o en este caso “el uso de cebos envenenados” no puede desembocar en nada bueno, y mucho menos en una solución. Entiendo que queda mucho por hacer en este aspecto, y mucho por concienciar y hacer entender en todos los ámbitos, no solo el ganadero, que el problema no es el lobo, sino la escasez de mecanismos por parte de la Administración para que los daños causados sean efectivamente sufragados, evitando a su vez que la picaresca convierta la mala suerte en un negocio.

Solo puedo acabar diciendo LOBO VIVO, LOBO PROTEGIDO YA

martes, 8 de noviembre de 2016

El "discurso del odio" y la libertad de expresión en redes sociales según el Tribunal Supremo



No son ni un caso, ni dos, las redes sociales han hecho aflorar discursos y conductas que escudadas en el anonimato de los perfiles, transgreden los límites del respeto, incluso llegando a ser constitutivos de delito.

Antitaurinos contra taurinos y viceversa, víctimas de terrorismo, chistes y humor negro, han sido en muchas ocasiones focos en los que se han centrado los mensajes en las redes sociales, eso sí, siempre y en todos los casos bajo la bandera de la “libertad de expresión”.

Recientemente conocíamos una Sentencia del Tribunal Supremo en la que se recoge que “la libertad de expresión no ampara el discurso del odio en las Redes Sociales”. La resolución condena a A.C a un año y medio de prisión e inhabilitación absoluta por diez años, al haber incurrido según el Alto Tribunal en un delito de enaltecimiento del terrorismo y menosprecio a las víctimas, al publicar en Twitter y Facebook mensajes como: 




 “A mi no me da pena Miguel Angel Blanco, me da pena la familia desahuciada por el banco”; “Si al final Aznar regresa de pleno a la política activa, espero que ETA lo haga también, para equilibrar la balanza”; “Dos noticias, una buena y una mala: La buena, en La Carolina (Jaén) le han quemado el coche a un concejal pepero. La mala, el pepero no estaba dentro”.



El Tribunal Supremo retoma el análisis sobre el “discurso del odio” que ya han tenido anteriormente el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Estrasburgo, reafirmando la idea de que la “libertad de expresión” no ampara este tipo de comportamientos, al no merecer la cobertura de derechos fundamentales como la libertad de expresión o libertad ideológica, al ser constitutivos de delito.

Según el Alto Tribunal, el “terrorismo constituye la más grave vulneración de los derechos humanos de la comunidad que los sufre”, y en este sentido entiende que las frases usadas por el acusado “encierran esa carga ofensiva para algunas víctimas y estimulatoria del terrorismo”

Las explicaciones dadas a posteriori por el acusado sobre sus frases y mensajes no han sido suficientes para desvirtuar la carga ofensiva de los mismos, rechazando incluso la aplicación del artículo 579 bis del Código Penal, que permite rebajar la condena a la vista de la gravedad de los hecho, el medio empleado y el resultado producido, ya que según la sentencia no concurren los elementos suficientes a la vista de la pluralidad de mensajes y la dualidad de modalidades típicas abordadas, ya que no sólo hay mensajes de enaltecimiento del terrorismo sino también de humillación de las víctimas.

Con este tipo de Sentencias, todos los usuarios de redes sociales debemos de hacer un análisis de nuestras conductas, del contenido de nuestros mensajes y nuestras intenciones cuando realizamos publicaciones, etc, ya que la línea de la libertad de expresión no ampara cualquier mensaje o reflexión, sin que debamos de olvidar que el medio empleado no es nuestro corrillo de amistades, sino una plataforma que llega a miles de personas.