Pagina Principal

viernes, 12 de junio de 2015

"La Justicia Universal atada de pies y manos"


Después de semanas sin actualizar el blog, escribo este post para mostrar mi indignación con la noticia que llenaba los periódicos hace unos días, ya que al final lo consiguieron, esa era precisamente la intención de la reforma de la Ley de Jurisdicción Universal, aprobada por el Partido Popular en Febrero de 2.014, y no ninguna otra, era sin duda la de cerrar asuntos e investigaciones, y evitar así que los culpables fueran juzgados, pero no por falta de indicios o por no poder identificar a los responsables, sino a través de una maniobra mucho más burda, quitando a nuestro poder judicial sus competencias en ese ámbito y de esa manera contentar y ceder a las presiones extranjeras.

Lamentablemente, y a pesar de resistir a numerosos ataques, el Juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz no ha tenido más remedio que archivar la causa del "CASO COUSO". Hace mas de 12 años de la muerte del cámara de televisión a manos del ejército estadounidense en Bagdad, y a pesar de que existían suficientes indicios racionales de la comisión del delito y evidencias de quienes eran los culpables, encontrándose procesados tres militares del ejército norteamericano, todo ha acabado quedando en nada.
 
Antes del caso COUSO fueron otras las causas que se han visto archivadas, entre ellas el genocidio del Tíbet, que ha provocado un millón de muertes y por el que estaban imputados los ex presidentes Hu Jintao y Jiang Zening, la causa que investigaba el genocidio, tortura y asesinatos en China a los miembros del movimiento religioso Falun Gong, y la recientemente archivada causa del ataque a la Flotilla de la Libertad, en el que el ejército israelí mató a 9 activistas e hirió a 38, entre los que había tres españoles, cuando activistas de 37 países pretendían romper el bloqueo a Gaza y llevar alimentos a su población. Pero precisamente esta era la intención, no había más objetivo en esa reforma que permitir que los culpables de delitos de genocidio, torturas, delitos de lesa humanidad quedasen impunes.

El propio Juez Pedraz, en su Auto de archivo, pone de manifiesto que "la norma dictada por el legislador español impide la persecución de cualquier crimen de guerra cometido contra un español, salvo que el presunto criminal se refugie en España", algo que es absolutamente ilógico, y advierte que "ante un crimen de tal tipo cometido contra periodistas o personas consideradas como población civil (por ejemplo, cooperantes), ni aun los familiares o el ministerio fiscal podrán instar la apertura de diligencias en España para al menos identificar a la víctima, solicitar la autopsia u otras diligencias urgentes o investigar cómo acontecieron los hechos".

¿En qué lugar deja esto a los ciudadanos?

Sin duda, la reforma de la Justicia Universal nos coloca en una situación de desprotección de cualquier delito cometido contra las personas fuera de nuestro país, y es que la ley solamente da competencia a los tribunales españoles para investigar y enjuiciar delitos cometidos contra las personas si se dirige contra un español, pero solo si el presunto culpable es extranjero que reside habitualmente en España o extranjero que se encuentre en España, condiciones que rara vez concurren.

Al parecer, la familia de José Couso ha anunciado su intención de acudir al Tribunal de Estrasburgo, ojalá en ese momento se imponga la cordura y se evite que hechos como estos queden impunes, permitiendo que la Justicia Universal sea precisamente eso y no una injusticia universal.


Finalizó con tres líneas que definen muy bien la Justicia Universal tras la reforma y que fueron recogidas por el "Consejo General de la Abogacía Española" en su web: debilita el Estado de Derecho, contraviene el derecho internacional, destroza los derechos humanos, vilipendia la dignidad de los víctimas y garantiza la impunidad.